En Chile hasta los pescadores están contra la minería



La larga lucha de los pescadores contra una mina en norte de Chile

Fecha de Publicación
: 14/04/2017
Fuente: IPS
País/Región: Chile


En la caleta de Punta de Choros, en la costa del océano Pacifico de Chile, unos 900 pescadores no se atreven a celebrar plenamente aún el rechazo de las autoridades regionales al proyecto minero portuario Dominga por insuficiencias ambientales.
Estos pescadores, de la norteña región de Coquimbo, temen que el gobierno desbloquee el proyecto de la compañía chilena Andes Iron, que invertiría 2.500 millones de dólares en la extracción de hierro y promete 9.800 empleos en la etapa de construcción y 1.400 en la fase de producción.
El proyecto afectaría varias reservas naturales y los pescadores cuestionan también los efectos del paso de barcos cargueros y de una planta desalinizadora.
Dudan, además, según comentaron en entrevistas con IPS, que el Consejo de Ministros mantenga la decisión de las autoridades regionales ambientales que rechazaron la explotación de la mina Dominga, controlada por la familia Délano.
Andes Iron presentará este mes su apelación al Consejo de Ministros, instancia decisoria final, insistiendo en las bondades del proyecto que extraerá 12.000.000 toneladas anuales de concentrado de hierro y otras 150.000 de concentrado de cobre.
La explotación duraría 26,5 años y será a tajo abierto interviniendo 10.000 hectáreas para instalar una zona de extracción, una planta y un sector de relaves. Requerirá además un puerto para sacar el mineral que se exportará hacia China, Japón y otros mercados.
“Es una zona rica en recursos bentónicos y hay muchas algas y microvida. Queremos que se replantee el proyecto minero. Hay necesidad de desarrollo, sobre todo en una zona pobre como esta, pero bien hecho”, dijo a IPS la geógrafa y guardaparques Paulina Correa,  a cargo de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt.
“Aquí hacemos turismo de bajo impacto. Muchas personas viven de eso y lo cuidan. Queremos un desarrollo que proteja el medio ambiente”, agregó Correa quien lamenta que el proyecto minero dividió a la comunidad entre quienes viven de la pesca y del turismo y quienes habitan en la precordillera andina.
Punta Choros cuenta oficialmente con 238 habitantes permanentes, pero esa cifra se multiplica por 10 al sumar los trabajadores de una decena de restaurantes y hospedajes, por el boom de turistas, atraídos por sus espectaculares playas, avistamiento de ballenas y típica gastronomía.
El proyecto fue inicialmente aprobado por el Servicio de Evaluación Ambiental de Coquimbo que indicó que la mina “cumple con la normativa ambiental aplicable” y que la compañía “subsanó los errores, omisiones e inexactitudes”.
Según Oscar Rebolledo, director regional subrogante del Servicio de Evaluación Ambiental de Coquimbo, “las medidas propuestas (por la compañía) se hacen cargo de los efectos, características y circunstancias” que derivan del proyecto.

Ver Nota Completa
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs